Tenemos 18 invitados conectado(s)
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

    View e-Privacy Directive Documents

Imprimir
PDF

¿Qué es la Domótica?

Escrito por maji. Posted in Imprescindibles - Imprescindibles

Usar puntuación: / 7
MaloBueno 
Casa domóticaEl término domótica proviene de la fusión de las palabras domus (del latín: casa) y robótica (del checo robota: esclavo, sirviente). Hay muchas definiciones para la domótica, una de las cuales podría ser:

La domótica es el uso simultáneo de la electricidad, la electrónica y la informática, aplicadas a la gestión técnica de las viviendas.

Cuando se aplican estos conceptos en el mundo de las oficinas se usa el concepto de inmótica.
Así, según esta definición, cuando hablamos de domótica nos estamos refiriendo al "conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación –cableadas o inalámbricas– y cuyo control goza de cierta centralización, desde dentro y fuera del hogar".

Podéis ver más definiciones y descripciones en la Wikipedia y en en este enlace

{mospagebreak title=Aplicaciones}

Aplicaciones


Los ámbitos de aplicación de la domótica en el hogar son diversos, aunque podemos clasificarlos en cuatro categorías principales.

  • Ahorro energético
  • Climatización

    Programación y zonificación
  • Gestión eléctrica

    Racionalización de cargas eléctricas: desconexión de equipos de uso no prioritario en función del consumo eléctrico en un momento dado. Reduce la potencia contratada.

    Gestión de tarifas, derivando el funcionamiento de algunos aparatos a horas de tarifa reducida.
  • Uso de energías renovables

  • Nivel de confort
  • Iluminación

    Apagado general de todas las luces de la vivienda.

    Automatización del apagado/ encendido en cada punto de luz.

    Regulación de la iluminación según el nivel de luminosidad ambiente.

    Creación de escenas que regulan diferentes ambientes
  • Videoportero
  • Automatización de todos los distintos sistemas / instalaciones / equipos dotándolos de control eficiente y de fácil manejo.
  • Integración del portero en el teléfono, o del videoportero en el televisor.
  • Control vía Internet.
  • Gestión Multimedia y del ocio electrónicos
  • Generación de macros y programas de forma sencilla para el usuario

  • Seguridad y Protección
  • Simulación de presencia
  • Detección de conatos de incendio, fugas de gas, escapes de agua
  • Alerta médica. Teleasistencia
  • Cerramiento de persianas puntual y seguro
  • Acceso a Cámaras IP

  • Comunicaciones
  • Ubicuidad en el control tanto externo como interno, control remoto desde Internet, ordenador, mandos inalámbricos (como una PDA con WiFi), aparellaje eléctrico.
  • Transmisión de alarmas.
  • Intercomunicaciones.


{mospagebreak title=Arquitectura} 

Arquitectura 


Hay diversas clasificaciones de los sistemas domóticos, entre ellas destaca el tipo de arquitectura mediante la cual se comunican los módulos del sistema:
  • Centralizada: Son los que mandan toda la información a un módulo central, todos los módulos se comunican a través del módulo central (ej: SIMONVIS: el módulo de entradas se comunica con el de salidas a través del módulo de control)

  •  Distribuida:  Usan tecnologías tipo: BUS a través del cual se comunican los módulos unos con otros sin necesidad de un módulo central (ej: EIB: cada módulo se comunica con el siguiente mediante el BUS de comunicaciones).

Domotica_Arquitectura_centralizada.gif


{mospagebreak}

Otra clasificación es a través del medio que usan para enviar la señal de control:
  •  Cableado dedicado: Necesitan un cableado propio para enviar la señal, alimentación de módulos y comunicación entre los módulos (ej: SIMONVIS, EIB/KNX, AMIGO).
  • Corrientes portadoras: Aprovechan el cableado por donde circula la corriente eléctrica para alimentarse y enviar señales (ej: X10).
  • Inalámbricos: Usan las ondas para comunicarse (radiofrecuencia, bluetooth,...), aunque la alimentación o viene a través de cable o a pilas (ej: TEBIS bajo EIB/KNX).

Domotica_Tipologia_cableado-inalambrico.gif

 Volveremos a hablar de este tema en los criterios de selección del sistema domótico adecuado, ya que es un condicionante a tener en cuenta, aunque como veréis no es el único ni el mas importante.

  

El funcionamiento de un sistema domótico se asemeja mucho al de un pequeño autómata, de hecho algunos son derivaciones de autómatas industriales simplificados. El control se lleva a cabo desde dicho autómata (unidad de control) que acciona un salida (módulo de salidas) por ejemplo cuando se activa una entrada (módulo de entradas).

 

Veamos un ejemplo ilustrativo:

En una vivienda "normal" una bombilla y un interruptor están conectados físicamente por cables que van del uno al otro, de manera que cuando se cierra el circuito al pulsar el interruptor se enciende la bombilla y cuando se abre se apaga.

 

circuito_normal.gif

 

En una vivienda equipada con “Domótica" (ej: SIMONVIS) el pulsador esta conectado a un módulo de entradas (24v) y la bombilla a un módulo de salidas (230v), el módulo de entradas (24v) y el módulo de salidas (230v) están conectados a su vez al módulo de control, el módulo de control tiene un programa en su interior que nos dice que cada vez que se active la entrada nº1 (pulsador) se invierte la salida nº1 (bombilla), de tal forma que si se pulsa una vez, la orden va al módulo de control a  través del módulo de entradas (entrada nº 1 activada) y este procesa el programa y manda una orden al módulo de salidas, invirtiendo la salida nº1 y encendiendo la bombilla, al pulsar otra vez la bombilla de apaga.

 

circuito_domotica.gif

 

Esto que a simple vista parece más complejo, nos permite un mundo de posibilidades que en el caso "normal" no son posibles, como por ejemplo: desde el pulsador manteniéndolo pulsado durante un segundo puedo apagar todas las luces de la casa, abrir la puerta del jardín, desconectar enchufes, ...  incluso desde el módulo de control puedo apagar esta bombilla a las 12:00 de la noche,...

Es decir puedo hacer que una o varias entradas (pulsador, sensor, termostato,...) controlen una o varias salidas (luces, motores de persianas, electroválvulas de riego, enchufes,...), también puedo controlar a través de temporizadores las mismas salidas o combinar y jerarquizar varias entradas para controlar una o varias salidas, como por ejemplo que un sensor de presencia y el pulsador mencionado gobiernen el encendido y/o apagado de la bombilla, mandando el pulsador (modo manual) sobre el sensor (modo automático). 
El nivel de exigencia a nuestro sistema domótico irá en función de nuestras necesidades, pero hay que tener en cuenta la potencia del sistema elegido ya que nos puede hipotecar necesidades futuras.


{mospagebreak}

3. Criterios de Selección de un sistema domotico 

Uno de los objetivos de DomoPrac es orientar al usuario a elegir el sistema domótico más adecuado para cada caso.

Hay que tener en cuenta una serie de características principales para la correcta selección de en un sistema domótico y estas son:

- Tipo de vivienda/edificio: El tipo de vivienda (aislada, piso, comunidad de vecinos,..) o edificio (oficinas, geriátrico, polideportivo,...) influye mucho en la elección del sistema domótico a implantar.

Del mismo modo hay que tener en cuenta si es primera obra o no, aquí juega un papel especialmente relevante la preinstalación ya que nos puede limitar la implantación (ej: tubos portadores de cableado "macarrones" estrechos, pocos registros,...)

En el apartado de preinstalación detallaremos este aspecto proponiendo diversos tipos de soluciones.

 - Modularidad: Permite al usuario ir ensamblando por partes la instalación (ej: 1º-control de luces, 2º-persianas,..) añadiendo módulos que se integran perfectamente a la instalación y la complementan dotándola de nuevas aplicaciones cada vez que aumenta la necesidad de las mismas.

Esta es a nuestro juicio, la mayor característica a tener en cuenta, si un sistema no es modular e integrable nos limita todo crecimiento y por tanto habría que desecharlo. Además de esta forma se controla el coste de la inversión realizada, incrementándolo en función del uso que se piense dar a la misma : "pago 100% uso 100%".

Hay en el mercado Kits que funcionan "aisladamente" pero que no son integrables en ningún sistema de domótica, no se les puede considerar módulos, por ejemplo un Kit de seguridad puede constar de 2 sensores de presencia volumétricos y una central de alarmas.

La funcionalidad de este kit se limita a activar o desactivar una alarma sonora si detecta presencia cuando la alarma esta activada. No es capaz de acoplarse a un sistema domótico (ej: SIMONVIS) para por ejemplo: además de seguridad que nos permita encender y/o apagar luces. Como mucho son aprovechables los sensores por separado ya que la central de alarmas se controla desde el módulo de control SIMONVIS como un elemento mas, siendo mas barato y eficaz comprar los sensores por separado y activar ambas funciones en el módulo de control SIMONVIS.

 - Sencillez: Tanto de preinstalación, instalación como programación. El sistema tiene que ser sencillo e intuitivo tanto para el instalador como para el usuario.

últimamente están evolucionando todos los sistemas hacia este punto con el fin de incrementar la cuota de mercado a un publico no especializado y para ello están sacando al mercado pantallas táctiles de fácil manejo y programación intuitiva con asistentes.

Aunque la instalación física (hardware) todavía es desconocida para la mayor parte del publico.

Desde DomoPrac trataremos de despejar estas dudas de tal forma que cualquier persona sea capaz de llevar a cabo un tipo de instalación completa y mantenerla por si mismo.

Enfocaremos independientemente la selección, preinstalación, instalación (hardware) y programación (software) de un sistema domótico.

 - Jerarquía: Poder priorizar unas ordenes frente a otras a la hora de programar (ej: 1º-manual, 2º-automático).

Esto es muy importante si se quiere sacar toda la potencia a la instalación. Hay sistemas en el mercado de manejo muy sencillo e intuitivo (ej: sistema AMIGO del grupo Schneider) que ni siquiera necesitan un PC para enviar el programa al módulo de control, pero a cambio están limitados en cuanto a esta característica y por tanto no se le puede sacar el máximo partido.

 -Coste de inversión: Va en función del presupuesto de cada usuario, pero como ya hemos comentado el tema de modularidad es clave y además hay que tener en cuenta mecanismos auxiliares que hay que instalar para que funcione correctamente la instalación (contactores, reles, magneto térmicos, diferenciales, protecciones contra sobre tensiones,..)

 -Telecontrol: Posibilidad de controlar la instalación estando físicamente fuera de ella (ej: control a través de Internet, móviles,...)

En muchos casos las casas ofertan módulos por separado (KITS), la llamada: DOMOTICA de BAJO COSTE (ej: SIMONVOX / SIMONVOX.2) es decir que puede funcionar independientemente (aunque se puede "conectar" a SIMONVIS), desde el punto de vista de DomoPrac el telecontrol es una característica secundaria complementaria al control directo desde el hogar, por ejemplo: no vemos mucha utilidad en poder conectar la calefacción en remoto desde el trabajo cambiando la temperatura del termostato, si tienes el módulo de control y el termostato programados o temporizados para ello, es mas útil programar esta función en casa. En cambio consideramos útiles por otro lado, las funciones de alarma ej: aviso de intrusión o la activación de la alarma de incendios, mediante avisos a móviles a través de SMS o mensajes pregrabados.

Muchos sistemas domóticos han desarrollado esta función como uno de los pilares básicos de su estrategia de mercado, puede ser una buena solución para pequeñas implantaciones o como complemento si se aplian los modulos, porque la verdadera potencia se le saca a través de la programación "in situ" donde puedes comprobar físicamente si dicha programación realiza las tareas encomendadas (muchas veces hay algún cable suelto o una interferencia en el caso de sistemas inalámbricos y la orden no llega donde debe, siendo fácilmente comprobable "in situ").