Tenemos 97 invitados conectado(s)
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

    View e-Privacy Directive Documents

03
Septiembre
2012

Gestión de proyectos (PMO) y nuevos mercados

Gestión de proyectos (PMO) y nuevos mercados
knxin_seychellesAprovechar fortalezas. Enterrar debilidades.

Es hora de innovación… y de reivindicación.

Las empresas de integración de sistemas de automatización en viviendas y edificios han acumulado un conocimiento insuperable en numerosas materias, todas ellas relacionadas con el desarrollo de proyectos de edificación. Y ese conocimiento está infravalorado, en parte por el actual sistema de mercado, donde los contratistas invierten recursos de forma desproporcionada, en parte por las empresas de integración, que siguen centrando sus esfuerzos en ofrecer un producto que a priori no es del todo atractivo.

No cabe duda que la capacidad adquirida por una empresa de integración puede repercutir de forma positiva en el desarrollo de cualquier proyecto. Cualquier empresa de calibre que se precie, ha luchado con sistemas de HVAC, energías renovables, iluminación, así como ha peleado con equipos de diseños de interiores, arquitectos y otros consultores del gremio.

Esto sitúa a dichas empresas en una posición privilegiada en cuanto a conocimiento y gestión se refiere. El problema está en cómo vender dicho conocimiento. Nos seguimos aferrando al aspecto tecnológico de la solución, olvidando el problema de fondo: cómo hacer más rentable e interesante un proyecto.

Que tire la primera piedra quien esté libre de pecado.

Nuevas oportunidades.

Lo cierto es que cada vez hay más sistemas que forman parte del amplio espectro de la edificación, y para bien o para mal, a las comúnmente conocidas como “empresas integradoras” les ha tocado lidiar con la mayoría de ellos. Pero ahora nos enfrentamos a nuevos paradigmas de mercado. Estableciendo una similitud con la pesca, los caladeros habituales (Europa) están agotados, y es hora de buscarse la vida fuera.

El gran problema para los que salen fuera es enfrentarse a un nivel muy bajo con respecto al resto de contratistas, y aquí es donde la empresa integradora se convierte en consultora de forma general, capaz de llevar a buen puerto cualquier proyecto.

Una empresa integradora es capaz de poner sobre la mesa todos los sistemas, todos, e interrelacionarlos de la forma más inteligente posible para sacar el máximo partido posible:

pmo

  • Iluminación. Algo que puede parecer simple, no lo es. La iluminación es un punto crucial en el ahorro energético y en una percepción agradable de cualquier proyecto de automatización. Y no solo me refiero a ciertos controles inteligentes (sensores de presencia, iluminación exterior con reloj astronómico, etc), sino a un correcto diseño de iluminación LED, buen aprovechamiento de circuitos regulados, integración con sistemas como DALI, etc.
  • HVAC. Piedra angular del ahorro energético, el integrador es experto en todo tipo de sistemas, tales como aire acondicionado convencional, VRV, suelos radiantes, ventilación forzada, recuperación, humidificación, fan coil. Cómo utilizar cada sistema de forma apropiada ahorra muchos problemas futuros, y durante la fase de planificación e implementación surgen muchos problemas que afectarán al correcto funcionamiento de los mismos.
  • Audio/Vídeo. Cada vez más instalaciones comparten el control de los sistemas de audio y video con el de la instalación en general. Qué se puede hacer y qué no se puede hacer es primordial para la definición del alcance del proyecto.
  • Seguridad. Sensores multifuncionales (presencia, iluminación, alarmas) o alertas de seguridad, son ejemplos de que la seguridad no pasa por un sistema "stand alone" y permite muchas formas de integración con otros sistemas.
  • BIPV (Building Integrated Photovoltaics). Los edificios ya no son meros elementos pasivos consumidores, ni tampoco su función generadora se limita a los convencionales sistemas de generación (eléctrica o energética), sino que cada vez aparecen más sistemas integrados que forman parte de los materiales constructivos y que permiten generar energía. Esta energía hay que administrarla y controlarla.
  • Diseño de interiores. Sin quererlo, todos estos sistemas se han adueñado de los espacios interiores, y chocan frontalmente, por lo general, con los cada vez más habituales estudios de diseño de interiores. Éstos, sin ánimo de descalificarlos, se preocupan poco o nada por la eficiencia (sistemas de detección, sondas...) o la calidad de sistemas (audio, video, ventilación...).
  • Comunicaciones. Vivimos en la era de las telecomunicaciones, y no solo las personas se comunican, sino que también lo hacen los sistemas inteligentes, como los integrados en edificios y viviendas.
  • Certificaciones. Las certificaciones tipo LEED vienen pisando fuerte, y tocan numerosos aspectos en la integración tecnológica en edificios. No son una moda, son una realidad que por diferentes motivos  (verdadera conciencia ecológica, estrategias corporativas, nuevos tipos de demandas...) se están haciendo un hueco muy importante. El problema es que por lo general, demandan resultados, pero no proporcionan soluciones concisas.
  • Energías renovables. Piedra angular del futuro desarrollo de nuestra sociedad. Una potencia sin control, no sirve de nada. Hay que medir y gestionar, para evitar que los esfuerzos se desvanezcan en procesos intermedios. No tiene sentido invertir en generación eléctrica si el sistema de iluminación y climatización, por ejemplo, no se diseña acorde a principios de ahorro energético.

Que las empresas integradoras pueden aportar conocimientos en todas estas áreas, y aportar al mismo tiempo coherencia entre todas ellas, está fuera de toda duda. Entonces, ¿por qué no usarlo como estrategia de empresa?

Oficina de gestión de proyectos (PMO - Project Management Office).

Si una empresa integradora aglutina conocimientos sobre todos estos conceptos, ¿Por qué no empaquetarlos y venderlos como un servicio? Hay muchas empresas de construcción que tienen la llave de los clientes, pero que carecen de estos servicios. La mayor ventaja estriba en el ahorro de dinero durante la implementación del proyecto, así como el ahorro monetario durante la vida útil del producto resultante del proyecto.

Una empresa integradora, con ciertas modificaciones y adaptaciones, se encuentra en una posición privilegiada para ofrecer un servicio de oficina de gestión de proyectos, aprovechando todos los conocimientos generales y particulares sobre la mayoría de sistemas que intervienen en los nuevos edificios.

Entonces, ¿por qué no?

Y para ofrecer un servicio con garantías, existen ciertas herramientas que aumentan la confianza de los posibles clientes. Una de ellas, es la certificación internacional de gestión de proyectos, PMP (Project Management Professional), expedida por el PMI (Project Management Institute), el cual sigue el estándar PMBOK.

Dicho estándar establece las bases de gestión de proyectos para cumplir con el tridente sagrado de todo proyecto:

  • Alcance.
  • Coste.
  • Tiempo.

Dentro de este trío fundamental, cabe destacar el Alcance, el cual suele ser en la mayoría de los casos una gran fuente de problemas. Sobre todo, en este tipo de proyectos, suele ser difícil definir el alcance del mismo, esto es, las expectativas de funcionamiento una vez llevado a cabo del proyecto. Y en la mayoría de los casos suele fallar por una falta de cohesión entre los sistemas existentes, y que el integrador es capaz de solventar desde el momento de su definición.

Reciclaje.

Las empresas integradoras que han acumulado un conocimiento elevado en estos aspectos deben evolucionar hacia servicios que ofrecen ventajas a los posibles clientes, intentando aprovechar la posición que ha ocupado hasta ahora. El mercado no está acabado, el mercado evoluciona, y con él deben evolucionar sus roles.

Está claro que atravesamos momentos difíciles, y la solución pasa por adaptar los contenidos y salir fuera. Todo era muy fácil cuando una de cada tres casas se construía en España. Lamentarse no sirve de nada, adaptarse sí.

Jesús Arias García

Categories: Integración domótica

Comentarios (0)

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.